Animales

7 trucos para cuidar el pelo del perro en casa

Pin
Send
Share
Send
Send


Consejos y trucos para mantener el pelo de tu perro suave, sedoso y brillante. Toma nota y tu mascota lucirá pelaje.

Los gatos y los perros son las mascotas que más solemos acoger en nuestros hogares y sus cuidados siempre nos han sido prioritarios. En este caso vamos a hablar de como hacer que el cepillar el pelo nuestros perros tenga brillo y estén visiblemente cuidados y limpios.

Lo primero que hay que hacer es no estresarse si el perro tiene mucho pelo que cepillar y tomárselo con calma para que tenga un aspecto limpio y liso, y es que el cu >

La idea general cuando se habla de un perro con un pelaje sano es sin duda que sea brillante, colorido, sedoso y libre de nudos, sin embargo es cierto que es difícil mantener a un perro quieto mucho tiempo y mucho más difícil aún si nuestra mascota es uno de estos perros inquietos y nerviosos que no para de querer jugar y correr por todas partes.

Así es que, a pesar de todos los contras que tenemos, a nuestro favor siempre queda que hay algunas bases que podemos seguir para cuidar su cabellera y que al menos el aspecto del pelo sea sano y la piel esté nutrida y saludable.

Si hablamos de la piel debemos considerar que es una de nuestras prioridades, y es que es la fuente de alimentación del pelo, por lo que, para bañar y cuidar a nuestro perro, debemos utilizar jabones adecuados para perros que logren hidratar y nutrir el cuero cabelludo y mantener libre de infecciones.

Por esta razón debemos alejarnos de posibles productos que puedan tener agentes químicos que inflamen o maltraten la piel del animal y darle todo tipo de cuidados. Los perros no son humanos, recordadlo siempre que vayáis a utilizar un champú que no esté indicado para ellos. (No tiene porque ocurrir nada malo, pero es mejor darle los cuidados necesarios y ahorrarse el posible problema). Sin embargo, al igual que los humanos, existen una amplia variedad de productos de higiene para el pelo del perro con opciones naturales como la avena, el trigo o aceites naturales, además de productos terapéuticos como hidratantes, astringentes o antialérgicos.

Bañar nuestra mascota es otro de los grandes quebraderos de cabeza de todo dueño de perro (y mascota en general), pero es básico para darle a su pelo los cuidados necesarios y debe realizarse cada tres semanas, aunque hay perros que se les requiere bañar de forma mucho más espaciada para evitar que se pierda la textura natural de su pelo, ya que los hay que tienen una textura como de alambre que puede echarse a perder si al bañar no se deja un espacio razonable de tiempo y se realiza con demasiada frecuencia.

Por su parte, existen también mascotas especialmente malolientes que requieren de cuidados más particulares, éstos se pueden bañar más a menudo y ha de consultarse con el veterinario posibles suplementos alimenticios o productos de "belleza" canina que puedan venir bien para eliminar esos olores que tanto molestan.

Cepillados

Cepillar su pelo es una de las partes más importantes a la hora de cuidar del pelo de nuestro perro para conseguir su brillo y suavidad, y es que para conseguir un pelo sedoso es necesario cepillarles cada día concienzudamente.

Si es cierto que a perros con poco pelo no les hace falta cepillar tan a menudo y con un par de veces o tres a la semana es más que suficiente, sin embargo a los perros con una cantidad de pelo razonable deberá desenredárseles el pelo todos los días para evitar la formación de nudos y enredos desastrosos que luego haya que cortar.

Para realizar esta labor y cuidar del pelo correctamente se recomienda un cepillo de púas o de cerdas corrientes y un cepillado normal, como más le guste al perro. Agarra del cepillo, túmbate con el perro y cepilla su pelo hasta que veas que deja de caérsele o que está suficientemente desenredado. ¡Y además le encantará!

Por otra parte no te asustes si ves que la caída del pelo es muy abundante, ya que existen dos mudas de pelo muy grandes al año: una durante el invierno y otra al entrar la primavera cuando se acerca el verano, además existen factores que también pueden afectar a ésta caída del pelo: el estrés, el temperamento de la mascota o la alimentación afectan a su caída y a veces son factores ajenos a todo lo que nosotros les podamos cuidar.

Alimentación

La alimentación es sin duda uno de los factores más importantes a la hora de mantener sano y con brillo el pelaje de nuestra mascota, en este caso de nuestro perro, por lo que ofrecerle al canino una dieta balanceada y equilibrada, con aportes correctos de proteínas y carbohidratos, así como de grasas, incluyendo los ácidos grasos omega 3 y 6, y antioxidantes hará que mejoremos el estado tanto de su piel como de su pelo.

Se le pueden ofrecer productos caseros como atún (al igual que los gatos), o algún pescado azul, pero será más difícil que un perro consuma este tipo de productos que un felino, por lo que no es necesario recurrir a esto. Ahora mismo cualquier tipo de alimento especial que se compre en una clínica veterinaria contiene los suplementos que nuestra mascota necesita.

En las farmacias veterinarias también hay una gran cantidad de productos con ácidos grasos que se usan para reforzar el aporte diario en casos particulares de perros que puedan sufrir una gran caída del cabello algún tipo de dolencia en la piel. Obviamente estros productos o suplementos solo deben dárseles en casos indicados por el veterinario.

En resumen, si quieres brillo, suavidad y un pelo liso en el cabello de tu mascota, sigue estos pasos que no te llevarán mucho tiempo: solo tienes que alimentar al animal correctamente, cepillarlo a menudo y mantenerlo bien aseado con los productos necesarios para un cuidado en profundidad.

Recuerda que en el brillo de su pelo influyen además más factores ajenos al cuidado que le des y que no siempre conseguirás el efecto deseado en su pelo ya que cada raza tiene un tacto y una apariencia diferente, sin embargo puedes contribuir a que esté sano y fuerte para que tanto el perro como tu disfrutéis de la buena salud del mismo.

Truco 1. Cuándo y cómo cepillar al perro

El cepillado del perro es muy importante: mantiene su pelo limpio y cuida la piel canina. Además, el cepillado del pelo del perro también favorece su circulación, pues las púas del cepillo ejercen sobre ella un masaje muy beneficioso y, si se hace bien, también muy placentero para el amigo de cuatro patas.

El cepillado debe ser parte de la rutina de cuidados en casa. Pero ¿cuándo cepillar al can y cómo?

Lo primero que hay que recordar es que el cepillado del perro debe ser antes del baño y no después. "El pelo mojado se enreda más que el seco, por lo que el manto canino húmedo es más difícil de cepillar", explica la veterinaria Sarah Hoggan, autora de un extenso manual sobre higiene canina.

Para evitar llenar la casa de pelos, hay que cubrir con una toalla el suelo de la habitación donde se tenga intención de cepillarle e invitarle amablemente a sentarse. De esta manera, los pelos muertos acabarán en la toalla y no en el suelo.

La frecuencia del cepillado del perro varía con la longitud y el tipo de pelaje: rizado, liso, largo o corto. El consejo es cepillarle todos los días, como mínimo un par de veces a la semana. Pero los canes con un pelo que tienda a formar nudos pueden necesitar más de un cepillado al día.

Truco 2. Qué cepillo usar según el tipo de pelo del perro

El cepillo adecuado para el pelo del perro depende de su tamaño y pelaje. Los canes de pelo largo precisan cuidados diarios con un cepillo de púas largas y rígidas y un peine de púas anchas contra los enredos. Los canes de pelo corto se arreglan con uno o dos cepillados a la semana.

Los cepillos de goma, tipo guante, ayudan a limpiar el polvo y suciedad atrapados en el manto. ¿El truco? Después del guante, no hay más que usar un cepillo suave y otro de púas metálicas para atrapar los pelos muertos. "Los cepillos de púas metálicas arrastran más pelo y nos ayudan mantener el pelo canino sano", dice la veterinaria Patricia González.

¿Por qué es importante saber cómo cuidar el pelo de un perro?

Es importante acostumbrar al perro a los cepillados desde cachorro, de esta manera lo tomará como hábito y como algo positivo y se dejará peinar más fácilmente. A algunos perros les gusta que se les peine, pero otros pueden ser algo huidizos. Para evitar esto último, empieza lo antes posible con esta costumbre.

Además, si peinas a tu perro frecuentemente, ¡no tendrás la casa llena de pelos de perro! El cepillado frecuente va retirando los pelos muertos, de modo que no los encontrarás más en el suelo y los muebles.

Si cepillas a tu perro al menos cada dos días, también eliminarás polvo y suciedad, por lo que olerá menos y podrás espaciar los baños. Además, te fijarás a menudo en su pelo, por lo que detectarás posibles pulgas, garrapatas u otros parásitos antes de que le hagan mayor daño. En definitiva, le estarás dando salud y control a tu perro.

Truco 4. Cómo escoger el champú del perro

¿Su perro tiene el pelo rizado o lacio? ¿Tiene el pelaje corto y duro o largo con tendencia a crear nudos? Acuérdese de revisar el pelaje del animal antes de escoger su champú o déjese asesorar por un peluquero canino de confianza.

Y lo más importante: nunca use su champú (tampoco uno infantil) para bañar al perro, ya que su piel se irritaría y hasta se le puede causar heridas. Canes y humanos somos distintos, y estas diferencias incluyen piel y pelo. El perro necesita un champú específico. Mientras que su piel tiene un pH cercano a 7.5 (básico), la bumana apenas llega a 5.5 (ácido). Esta diferencia es demasiado grande para poder utilizar los mismos productos durante el baño. "Los champús actúan sobre el pH de la piel, por lo que si utilizamos un producto humano causaremos irritación e incluso heridas en el perro", advierte José Santiago García, distribuidor en España de productos cosméticos caninos de alta calidad.

¿Cómo peinar a tu perro?

Cómo cuidar el pelo de un perro dependerá del tipo de pelo que tenga. Necesitas un cepillo apropiado para el pelo que tenga tu perro: largo, corto, fino, duro, para pieles delicadas… Hay montones de opciones en el mercado, ¡busca la que más se adapte a las necesidades de tu peludo! Tanto tu veterinario como el personal de las tiendas para mascotas sabrán recomendarte lo mejor para tu perro.

Comienza por el lomo, siguiendo por la cabeza, el pecho y las patas. Debes peinar siempre a favor del pelo, deshaciendo poco a poco los nudos con cuidado de no dar tirones. ¡Hazlo con delicadeza y te lo agradecerá!

A la hora de peinar a tu perro, presta especial atención a:

  • Patas: si las tiene muy sucias, aprovecha para humedecer el pelo con una esponja o paño y límpialas. Así espaciarás más los baños y le librarás de posibles infecciones. Es buen momento para revisar el estado de sus uñas.
  • Cola: también necesita cepillado, especialmente si es larga, ya que arrastrará mucha suciedad.
  • Hocico: se suele ensuciar más por la comida, además de que los perros van olisqueándolo todo y metiendo el hocico en todas partes. Límpialo con un trapo húmedo.
  • Ojos: los perros, igual que nosotros, producen legañas. El momento del peinado es ideal para limpiar sus ojos con una gasa y suero fisiológico.

Cuando termines, ¡no dudes en darle una buena recompensa! Esto es especialmente importante si estáis en proceso de adaptación al cepillado, ayudará a que tu perro vea esta práctica como algo positivo.

Si detectas cualquier tipo de anomalía en su pelo o en su piel, debes llevarlo al veterinario cuanto antes. Hay problemas, como la dermatitis atópica, que son realmente comunes en perros.

Y recuerda, si tienes cualquier duda sobre cómo cuidar el pelo de un perro, ¡siempre puedes preguntar a tu veterinario o a un peluquero canino! Te dará consejo personalizado.

Truco 5. Cómo cortar el pelo del perro en casa

Si la economía doméstica está ajustada, pero el can necesita un corte de pelo, hay trucos para hacerlo en casa de forma segura. Las maquillinillas para cortarse el pelo en casa que usamos los humanos no son apropiadas para los perros, ya que la longitud máxima que permiten puede no ser suficiente para los canes y hay riesgo de causar heridas y quemaduras. El consejo es invertir en una maquinilla para cortar el pelo del can en el hoagr. Las hay más que decentes a partir de unos 100 euros y se pueden utilizar muchas veces.

¿Otra recomendación? Recuerde tener especial cuidado en las zonas donde la piel del perro es más fina, como el cuello, la cara, alrededor de los ojos, las orejas, axilas, el ombligo, genitales o entre los dedos. Un pequeño tirón en estas partes puede causar heridas. El consejo es alternar los cortes de pelo caseros, más generales, con visitas a la peluquería canina para ocuparse de esas zonas más delicadas.

  • Aquí tiene consejos para cortar el pelo del perro en casa.

Truco 6. ¡Cuidar del pelo del perro es divertido con caricias!

El cepillado del can debe ser un momento divertido y una excusa para mimarle. Para lograrlo, hay que mimarlo con caricias diarias, aunque no se tenga la intención de cepillarle. Esto logrará que esté más cómodo para cuando llegue la hora de coger el cepillo.

Lo idóneo es hacer del cepillado una extensión de las caricias, así que ¡olvídese del cepillado machacón! Alterne palabras cariñosas y masajes en la cabeza y detrás de las orejas del can. ¿Quién no se derretiría y plantaría panza arriba con este despliegue de amor humano?

Truco 7. Alimentos que cuidan el pelo del perro

El pelo de perros necesita hidratarse para estar sano y brillante. Si se nota que su pelo está apagado o tiene caspa, hay que consultar con el veterinario, ya que hay alimentos como el salmón o el atún que pueden ayudarle.

Otra opción socorrida es recurrir al aceite de las sardinas enlatadas (no picantes ni aderezadas), ya que son una fuente importante de omega 3 y 6, ácidos buenos que hidratan el pelo y la piel. Se puede añadir una cucharadita a la comida del can una vez a la semana. Pero hay más alimentos que cuidan el pelo y la piel del perro.

Un buen cepillado

Los seres humanos construimos buena parte de nuestra vida a través de rutinas fuertemente establecidas. Con los animales debe suceder lo mismo.

Por eso, acostúmbrate a cepillar su pelo, si puede ser a diario y, si no, cada dos días a lo sumo. Conseguirás que pierda menos pelo por toda tu casa.

Un buen cepillo

Si queremos optimizar los resultados que nos va a dar que cepillemos con frecuencia su cabello es fundamental que utilicemos un cepillo adecuado. En las tiendas de animales encontrarás una gran variedad, que dependerá no solo del tipo de pelo sino también de su piel.

Pide asesoramiento profesional.

Libre de parásitos

Aprovecha ese cepillado diario que debe realizarse al pelo de los perros para comprobar que el animal está libre de parásitos. Es muy importante que tengas este punto en cuenta porque es clave para que el pelaje de tu perro tenga un buen aspecto.

Como decíamos, es muy importante que adoptemos la costumbre de cepillar su cabello pero, además, tenemos que cultivar la paciencia puesto que dependiendo del tipo de pelo que tenga tu mascota requerirá más o menos tiempo.

Utiliza esos momentos para unirte más a tu perro al cuidarle con cariño.

Baños quincenales

No debemos obsesionarnos con el tema del baño. Con hacerlo cada quince días es suficiente. Eso sí, si se mancha de alguna manera, es bueno que lo laves. Si no, el pelo de tu mascota no lucirá como te gustaría.

Es importante que le prestes una atención especial a su cola. Piensa que es una parte de la anatomía del animal que siempre está arrastrando por el suelo. Por esta razón es preciso que dediques tiempo a su cuidado.

Toda la zona que está alrededor de la boca suele ensuciarse más. Por eso, debes limpiarla con detalle siempre que notes que está sucia.

Hay que tener mucho cuidado para que las legañas o cualquier otra secreción del ojo no manche el pelo de los perros.

Con las patas ocurre algo similar a lo que comentábamos en el caso de la cola. Siempre están en contacto con el suelo, por lo que es una parte de su cuerpo que suele ensuciarse con más frecuencia que otras.

Así que, de forma habitual, límpialas con la ayuda de una esponja húmeda para garantizar que no tengan restos de suciedad e impedir que te manchen la casa.

Hemos visto buenos consejos para que el pelo de los perros esté cuidado de la manera adecuada. No obstante, es posible que notes que, a pesar de que los sigues al pie de la letra, especialmente en lo que tiene que ver con el cepillado, tu perro pierde demasiado pelo o, por lo menos, te da esa impresión.

En ese caso es necesario que lo consultes con su veterinario, al igual que cualquier otro problema que detectes. De esta manera y con los muchos cuidados que tú le das el pelaje de tu perro tendrá un aspecto excelente.

Video: Cómo cuidar un perro en verano - 6 pasos (Mayo 2022).

Pin
Send
Share
Send
Send